HIPNOSIS REGRESIVA
Muchos de los problemas psicológicos que sufrimos, son originados en nuestra infancia, producidos por experiencias que generalmente ya hemos olvidado. La hipnosis regresiva nos permite encontrar los orígenes de estos problemas, darles un nuevo significado y transformar esa memoria en nuestra mente.  

Miembro Internacional de American Society of Clinical Hypnosis

 

 

¿QUÉ ES LA HIPNOSIS?

No es lo que se ve en las películas.

La hipnosis es un estado natural de atención centrada y selectiva, y a pesar de que es 100% natural y normal, sigue siendo uno de los fenómenos más fascinantes de la mente humana. Nuestra capacidad para entrar en este estado único de la conciencia, abre la puerta a un sinnúmero de posibilidades de curación, auto-exploración y cambio. La hipnosis, llamado por diferentes nombres en diferentes culturas y épocas, ha sido reconocida desde hace miles de años y se utiliza para muchos propósitos.

Cuando entramos en el estado de concentración de la hipnosis, podemos utilizar nuestros pensamientos, talentos y experiencias en una forma que no suele estar disponible para nosotros. Con la ayuda de un profesional capacitado, podemos desarrollar habilidades innatas e individuales, que nos permiten hacer los cambios deseados en nuestros pensamientos, sentimientos y comportamientos posibles. Por razones que no están aún claras, el estado de concentración de la hipnosis permite que los cambios que  intencionalmente queremos hacer cambien "automáticamente" las cosas que no podríamos hacer naturalmente en forma conscientemente.

La hipnosis se ha utilizado en el tratamiento del dolor, la depresión, la ansiedad, el estrés, trastornos del hábito, y muchos otros problemas psicológicos y médicos.

Sin embargo, puede que no sea útil para todos los problemas psicológicos o para todos los pacientes. La decisión de utilizar la hipnosis como un componente del tratamiento sólo puede hacerse en consulta con un profesional calificado que haya sido entrenado en el uso y las limitaciones de la hipnosis clínica.

Además de su uso en la práctica clínica, la hipnosis se utiliza en la investigación con el objetivo de aprender más sobre la naturaleza de la hipnosis en sí, así como su impacto en la sensación, la percepción, el aprendizaje, la memoria y la fisiología. Los investigadores también estudian el valor de la hipnosis en el tratamiento de problemas físicos y psicológicos.

 

¿Cómo puede afectar al cuerpo un tratamiento dirigido a la mente?

El cuerpo responde físicamente a los pensamientos. Por ejemplo, cuando tenemos un pensamiento atemorizante, podemos experimentar un aumento de la frecuencia cardíaca, sentir la respiración entrecortada, "mariposas" en el estómago, rigidez muscular, sudoración, temblores, y otras alteraciones. Del mismo modo, cuando tenemos un pensamiento placentero, podemos experimentar una disminución del ritmo cardíaco,  respiración más profunda, relajación de los músculos, etcétera. Estas son las respuestas del sistema nervioso autónomo, que son involuntarios, pero que pueden ser utilizados para promover la salud. Cuando la persona está  hipnotizada, es muy abierta a las sugerencias o sugestiones que pueden aumentar las sensaciones positivas y disminuir las reacciones físicas negativas.

¿Pueden todos ser hipnotizados?

A algunas personas les resulta más fácil relajarse que a otras. De la misma manera, algunas personas son capaces de entrar en trance más rápido y más profundamente que otras. Alrededor del 85% de la gente puede entrar, al menos, en un trance ligero. Para la mayoría de los objetivos terapéuticos, el trance ligero es suficiente para que casi todo el mundo se beneficie en cierta medida de la hipnoterapia.

En un número relativamente pequeño de casos, (por ejemplo, cuando la hipnosis se utiliza en lugar de anestesia general, por ejemplo, como en trabajo de parto y el parto), puede ser necesario un nivel más profundo de trance. Para estos propósitos, es útil determinar la capacidad de trance de una persona determinada, antes de tomar una decisión sobre la conveniencia de utilizar la hipnosis como un anestésico.

Incluso para aquellas personas (tal vez 10-15%) que no entran en un estado de trance, ni aún leve,  la hipnosis puede todavía ser útil para ayudar a su relajación y mejorar su capacidad de sugestión a los comentarios y sugerencias constructivas.

 

¿Pueden ser hipnotizados los niños?

Dado que los niños son naturalmente imaginativos, ellos se involucran en forma natural y fácilmente en la hipnosis y responden bien a la sugestión hipnótica para una amplia variedad de problemas, por ejemplo, los problemas de autoestima, ansiedad, problemas de comportamiento, cambio de hábito, y ciertos problemas médicos. Es importante que el terapeuta de su hijo sea competente y con experiencia en el tratamiento de temas o problemas infantiles.

 

¿Estaré dormido o inconsciente en la hipnosis?

La palabra hipnosis proviene de la antigua palabra griega "Hypnos", que significa  sueño, pero es un mal nombre. La hipnosis no es sueño. El sueño y la hipnosis pueden parecer similares, ya que podemos estar relajados y tener los ojos cerrados (aunque no necesariamente), pero hay muchas diferencias. Una diferencia principal es que en la hipnosis se  tiende a estar en un estado relajado, ¡pero con una mayor conciencia! Si una persona fuera a quedarse dormida durante una sesión, ellos regresarían a la conciencia normal cuando se les solicitara, o simplemente despertarían después de una breve siesta. Se sentirían renovadas, relajadas y no tendrían ningún efecto negativo en lo absoluto.

 

"¡No creo haber estado hipnotizado. Escuché cada palabra que usted dijo!"

Algunas personas, después de una sesión de hipnosis, no creen para nada que estuvieron hipnotizadas. Esto, probablemente proviene de conceptos erróneos acerca de lo que realmente es un "trance". Existen diferencias entre las ondas cerebrales de las personas que duermen y las que están en trance. En la práctica, las personas que están hipnotizados a menudo hablan con el hipnotizador, y pueden tanto responder como hacer preguntas, escuchar todo lo que se dice muy claramente, y estar perfectamente conscientes.

No hay sensaciones misteriosas al estar hipnotizado y nuestra mente no es dominada ni controlada. Esta expectativa y tal vez esta necesidad de tener una misteriosa experiencia fuera del control o conocimiento consciente, parece dejar a algunas personas decepcionadas y aun negarán que tuvieron alguna experiencia en absoluto. Sin embargo es probable que estas personas hayan realmente  obtenido resultados y  cambios sustanciales inconscientemente.

 

¿Voy a perder el control de mí mismo?

No, no se pierde el control de si mismo ni la voluntad. La hipnosis permite a los pacientes estar más concentrados,  menos distraídos y volverse más hábiles en el uso de sus propias capacidades mentales de manera constructiva. De esta manera, pueden lograr más de sus objetivos, y por lo tanto lograr realmente un mayor control (no menos) de su condición personal, de su salud y su bienestar. La idea errónea de "control" parece que se origina a partir de la hipnosis de espectáculo que realmente involucra a personas que hacen lo que quieren hacer,  dentro de  un acuerdo social,  para crear una entretención.

¿Puedo quedar atascado o atrapado en el estado hipnótico?

No. En cualquier momento el paciente puede volver al estado despierto o decidir  ignorar las sugerencias. Nadie se queda hipnotizado por tiempo indefinido - siempre va a "salir" del trance dentro de un corto período de tiempo.

 

¿Podrá la hipnosis hacerme recordar las cosas con precisión?

No. La hipnosis puede mejorar nuestros recuerdos de los acontecimientos pasados. Pero la hipnosis no es una forma de averiguar la verdad absoluta (cualquiera que sea) sobre eventos que pudieran estar en algun tipo de disputa. Es decir, bajo la hipnosis puede volver a experimentar los eventos, pero no hay ninguna garantía de que se les esté recordando correctamente. La hipnosis sólo ayuda a la persona en las percepciones que recuerdan, no en la verdad de ellas.

Los tribunales reconocen esto (en USA), y algunas veces toman la posición de que haber sido hipnotizado influye en la capacidad para testificar en la corte. Usted debe obtener asesoramiento legal antes de intentar utilizar la hipnosis para mejorar su recuerdo sobre eventos pasados cuando hubiera, o pudieran haber, asuntos legales involucrados.

 

Elegir un profesional calificado.

Es importante tener en cuenta además, que la hipnosis es como cualquier otra técnica terapéutica: es de gran beneficio para algunas personas con algunos problemas, y es muy útil para muchas otras personas. Sin embargo,  la Asociación de Hipnosis Clínica Norteamericana, ASCH (a la cual está afiliado este profesional) y la Sociedad de Hipnosis Clínica de Carolina del Norte, NCSCH (desde donde se obtuvo esta información) recomienda que al momento de seleccionar un profesional para ayudarle con un síntoma o un problema en particular, elijan un proveedor de salud que esté debidamente capacitado, con licencia y credenciales. Esto significa que el profesional debe tener la formación de grado y realmente posea una licencia válida en algún campo de la salud, tales como ser: medicina, odontología, psiquiatría, psicología o trabajo social.

En nuestro país nadie puede decir que es un "hipnoterapeuta." No hay requisitos de competencia y no hay un cuerpo colegiado a quien rendir cuentas. Cualquier persona que haya leído un  libro sobre hipnosis puede decir que es un "hipnoterapeuta". Por esta razón, es muy recomendable que usted pregunte acerca de la formación de cualquier profesional de la hipnosis a quien tuviera la intención de consultar. Preguntar acerca de sus afiliaciones profesionales y de formación, y asegúrese de elegir un proveedor que esté debidamente capacitado, con licencia y credenciales.

Adaptado desde: 

Sociedad de Hipnosis Clínica de Carolina del Norte

http://nchypnosis.org/

Luis Oyarzo Rivera. Proudly created with Wix.com